Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 febrero 2010 2 16 /02 /febrero /2010 12:16

Atchu.jpg

 
El ángel de la guarda de Isabel amaneció resfriado la semana pasada.
– Atchú –fue lo primero que oyó Isabel cuando se despertó. Miró por todas partes
y como en el cuarto sólo estaba su hermanito Emilio, Isabel creyó que era él el que había estornudado.
– Atchú –volvió a oír Isabel, pero ya no les puso más atención a los estornudos
porque quería levantarse rápido para comenzar a jugar.
 
Los estornudos no eran de Emilio. Eran del ángel de la guarda de Isabel que,
como había amanecido resfriado, no paraba de estornudar. El ángel de la guarda de Isabel
buscó en su maletín de ángel algún remedio para resfriados. Encontró agua oxigenada,
curitas y esparadrapo, pero nada de eso curaba estornudos.
Al fin el ángel de la guarda se puso una crema con olor a eucalipto en la espalda
y se tomó unas gotitas con sabor a fresa, porque se acordó de que a Isabel la curaban igual
cuando comenzaba a estornudar. También decidió quedarse ese día en la cama.
 
Mientras el ángel se curaba el resfriado, a Isabel le pasaron toda clase de desastres.
Al triciclo se le cayó un pedal. La muñeca Carolina estuvo perdida toda la mañana.
Emilio regó la compota y le manchó la blusa rosada. A la hora del almuerzo,
la sopa estaba muy caliente y a Isabel se le quemó la lengua. Y, como si fuera poco,
su mamá llegó tan cansada, que no le quiso contar ni un cuento. Por la noche Isabel
se acostó triste y aburrida porque todo le había salido mal. El ángel de la guarda
también se durmió triste y aburrido porque no le gustaba quedarse todo el día acostado.
 
– Atchú –fue lo primero que oyó el ángel de la guarda al otro día, cuando despertó.
Miró por todas partes y se dio cuenta de que era Isabel la que había estornudado.
– A Isabel se le contagió mi resfriado –pensó el ángel de la guarda.
Y bien rápido, sin que Isabel se diera cuenta, el ángel de la guarda le puso crema
con olor a eucalipto en la espalda y le echó una gotitas con sabor a fresa en la boca.
Isabel dejó de estornudar.
 
El día fue fantástico. El papá de Isabel arregló el pedal del triciclo.
La muñeca Carolina se portó muy bien. Emilio no regó la compota ni el jugo de mandarina.
A la hora del almuerzo la sopa estaba tibia y nadie se quemó la lengua.
Esa noche, Isabel y el ángel de la guarda se acostaron felices porque todo les había salido bien,
y además porque la mamá no había salido en toda la tarde y les había contado muchos cuentos.
Desde ese día de la semana pasada, ni Isabel, ni el ángel de la guarda,
han vuelto a oír a Atchú.

Compartir este post

Repost 0
Published by Ramazzotti - en Cuentos
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Olympia
  • Olympia
  • : Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por el simple hecho de haberse cruzado en nuestro camino...
  • Contacto

Categorías