Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
7 abril 2009 2 07 /04 /abril /2009 12:30


Un científico estaba trabajando en su laboratorio cuando entró su hijo de cinco años, dispuesto a ayudarle.
El científico, que tenía mucho trabajo y no quería ser interrumpido,
pensó en darle un entretenimiento al niño para que no le molestase.
Recortó de una revista un mapa del mundo, lo cortó en muchos trocitos y se lo dio a su hijo junto con cinta adhesiva para que lo recompusiera.
Como no había visto nunca ese mapa, el científico pensó que tardaría horas en hacerlo.

Cuál fue su sorpresa cuando, al cabo de unos minutos el niño le dijo:
-¡Ya está papá, ya lo terminé!

El científico se quedó sorprendido por unos momentos, pero se giró pensando que no vería más que una chapuza típica de un niño de cinco años.
Sin embargo, el niño le mostraba el puzzle totalmente hecho y con todas las piezas en su sitio.
Le preguntó asombrado:
-¿Cómo lo has hecho, hijo?

-¡Muy fácil, papá! Cuando lo recortaste de la revista, me di cuenta de que, por detrás del mapa, había dibujado un hombre.
Cuando me diste los trocitos, les di la vuelta e hice el rompecabezas del hombre.
Cuando terminé de arreglar el hombre, me di cuenta de que había arreglado el mundo...
 

Gabriel Garcia Marquez

Compartir este post
Repost0
6 abril 2009 1 06 /04 /abril /2009 11:53


Cierto día una señora fue a la estación a tomar un tren para efectuar un viaje.
Al ver que se retrasaría, se dirigió a la tienda a comprar agua y un paquete de galletas,
resignada a esperar durante toda una hora, como mínimo, la llegada del tren.
 

Se sentó en un banco en el que había un joven leyendo el periódico.
Entonces el hombre metió una mano en el paquete de galletas y cogió una despreocupadamente,
para luego metérsela en la boca con gesto indiferente. La señora se quedó boquiabierta.
¿Cómo podía tolerar eso? ¡Qué desfachatez! ¡Era su paquete!
Desafiante, metió una mano en la caja, extrajo una galleta de su interior y se la mostró al joven,
pasándola por delante de su cara varias veces antes de tragarla.
Él sonrió y cogió otra galleta. La señora sin rendirse tomó otra, masticando ruidosamente.
Estuvieron así hasta que sólo quedó una en el paquete.
"No se atreverá a coger la última... ", pensó ella.
Entonces el joven la cogió y la partió cuidadosamente a la mitad. Le dio una mitad a ella.
 

-¡Gracias!-replicó mordazmente.
-De nada-respondió él con una sonrisa.
 

Entonces llegó el tren de la señora y ella se marchó muy indignada.
Al subir en él se percató de que tenía sed y,
cuando fue a abrir su bolso para coger la botella de agua,
vio a su lado el paquete de galletas INTACTO.

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : Olympia
  • : Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por el simple hecho de haberse cruzado en nuestro camino...
  • Contacto

Categorías