Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
10 diciembre 2009 4 10 /12 /diciembre /2009 15:23

Creacion-de-las-madres.jpg

 
Dios que estaba ocupado en crear a las madres, llevaba ya seis días trabajando horas extraordinarias,
cuando un ángel se le presentó y le dijo:
“Te afanas demasiado Señor”.
 
El Señor repuso:
pero no te das cuenta que esta criatura tiene que ser lavable de pies a cabeza,
sin ser de plástico y que tiene que llevar cien piezas movibles,
todas reemplazables funcionar a base de café negro y de las sobras de comida,
que tiene que poseer un regazo capaz de desaparecer cuando se ponga de pie,
un beso capaz de curar todo, desde una pierna rota hasta un amor frustrado y tener seis pares de manos.
 
Y el ángel confundido observó: ¿Seis pares de manos Señor? ¡Eso no es posible! no son las manos el problema,
agregó el Señor, sino los tres pares de ojos.
¿Y eso es para el modelo normal? Preguntó el ángel.
 
Y el Señor le explicó:
uno para ver a través de la puerta siempre que pregunte ¿niños, que están haciendo ahí adentro?
Aunque ya lo sepa muy bien; otro detrás de la cabeza para ver lo que más le valiera ignorar,
pero que precisa saber; y desde luego los de adelante, para mirar a un niño en apuros y decirle,
sin pronunciar siquiera una palabra: “te entiendo hijo y te quiero mucho”.
 
El ángel le tiró de la manga y advirtió mansamente:
vale más que te vayas a la cama señor, mañana será otro día.
No puedo, y además creo que me falta poco. dijo el Señor agregando:
ya hice una que se cura por si sola cuando enferma;
que es capaz de alimentar a una familia con un poco de frijol
y de persuadir a un niño de cuatro años que se esté quieto mientras lo baña.
 
Lentamente, el ángel dio la vuelta en torno a uno de los modelos maternales diciendo:
me parece demasiado delicada, comentó con un suspiro.
Pero es muy resistente aseguró Dios emocionado, no tienes idea de lo que es capaz de hacer y sobrellevar.
¿Podrá pensar? preguntó el ángel.
 
Claro, y razonar también, respondió el Señor.
Por último el ángel se inclinó y pasó un dedo por la mejilla del modelo, diciendo:
¡tiene una fuga!
y dijo Dios:
no es una fuga, es una lágrima.
 
¿Y... para qué sirve? Dijo el ángel.
Para expresar gozo, aflicción, desengaño, pesadumbre, soledad y orgullo.
Eres un genio Señor, comentó el ángel.
Y Dios, con un perfil de tristeza observó y dijo:
“yo no se la puse.”

Compartir este post
Repost0
10 diciembre 2009 4 10 /12 /diciembre /2009 15:10

optimista-o-pesimista.jpg
Eránse una vez dos niños, uno optimista y otro pesimista.
En casa, cada uno disponia de su propio cuarto de juegos.
El pesimista lo tenía todo lleno de juguetes que le habían regalado sus familiares
y amigos con motivo de su cumpleaños o como regalo de Navidad.
 
Ahora bien, el niño siempre los recibía con lágrimas, pues nunca le regalaban lo qué el más quería: un tambor.
Tal era su obsesión por conseguir un tambor que era incapaz de contentarse con otros juguetes,
por muy bonitos y divertidos que fuesen. Eso explica por qué todos los regalos estaban tirados por el suelo,
completamente abandonados por su dueño. El pequeño optimista no era tan afortunado.
 
Lo único que tenía en su cuarto era un triste montoncito de estiercol de la granja y un tenedor.
Una tarde, como tantas otras, los padres se asomaron a los cuartos de recreo de sus hijos
para verles jugar. Como de costumbre, el pequeño pesimista estaba lloriqueando porque no lograba encontrar
un tambor entre su enorme montaña de juguetes.
 
En el cuarto del pequeño optimista el panorama era bien distinto.
Al asomarse vieron a un niño risueño
y féliz escarbando animadamente entre el estiércol con el tenedor.
Mientras removía la pestilente masa, se decía en voz alta, con ojos llenos de emoción:
-Si tenemos estiércol en la granja, es porque hay un caballito cerca...

Compartir este post
Repost0
9 diciembre 2009 3 09 /12 /diciembre /2009 12:17


Una larga caravana de camellos avanzaba por el desierto hasta que llegó a un oasis
y los hombres decidieron pasar allí la noche. Conductores y camellos estaban cansados
y con ganas de dormir, pero cuando llegó el momento de atar a los animales,
se dieron cuenta de que faltaba un poste. Todos los camellos estaban debidamente estacados excepto uno.
Nadie quería pasar la noche en vela vigilando al animal pero, a la vez,
tampoco querían perder el camello.
 
Después de mucho pensar, uno de los hombres tuvo una buena idea. Fue hasta el camello,
cogió las riendas y realizó todos los movimientos como si atara el animal a un poste imaginario.
Después, el camello se sentó, convencido de que estaba fuertemente sujeto
y todos se fueron a descansar.
A la mañana siguiente, desataron a los camellos y los prepararon para continuar el viaje.
 
Había uno, sin embargo, que no quería ponerse en pie. Los conductores tiraron de el,
pero el animal no quería moverse. Finalmente, uno de los hombres entendió
el porqué de la obstinación del camello. Se puso de pie delante del poste de amarre imaginario
y realizó todos los movimientos con que normalmente desataba la cuerda para soltar al animal.
Inmediatamente después, el camello se puso en pie sin la menor vacilación,
creyendo que estaba libre.
 
Aunque el camello había estado libre todo el tiempo, se dejó convencer de que estaba atado. 
Lo mismo ocurre con la mente humana; también es potencialmente libre,
pero mucha gente se deja convencer de que está atada por sus problemas mentales
y las aparentemente opresivas responsabilidades. Tú eres realmente libre,
igual que el camello sin atar, a pesar de que los condicionamientos
y los prejuicios te hacen creer que estás firmemente sujeto.
 
Te comparas con los demás, al igual que lo hacía el camello y automáticamente crees que estás limitado.
Debes entender que eres realmente libre. Todo lo que tienes que hacer es desatarte,
dejar ir los problemas mentales, el poste imaginario de tu cautiverio.
Todo lo que debes hacer es cambiar de actitud.

Compartir este post
Repost0
8 diciembre 2009 2 08 /12 /diciembre /2009 13:29


Cuenta una historia taoísta que un anciano cayó accidentalmente en los rápidos del río
llevándolo a una alta y peligrosa cascada. Los espectadores temieron por su vida.
Milagrosamente, salió vivo e ileso, río abajo al final de la cascada.
 
La gente le preguntó cómo logró sobrevivir. “Yo me adapté al agua, no el agua a mí.
Sin pensar, me dejé moldear por el agua. Hundiéndome en la corriente, salí con la corriente.
Así es cómo sobreviví”.
 
(Algunas versiones describen a Confucio como testigo de este suceso.
También, en algunas versiones, el anciano explica cómo ha estado saltando en la cascada,
de la misma forma, desde que era un niño.)

Compartir este post
Repost0
7 diciembre 2009 1 07 /12 /diciembre /2009 12:43


Ito Ittosai, incluso después de haberse convertido en un experto y en un profesor famoso en el arte del sable,
no estaba satisfecho de su nivel. A pesar de sus esfuerzos,
tenía conciencia de que desde hacía algún tiempo no conseguía progresar. En efecto,
los sutras cuentan que el Buda se sentó bajo una higuera para meditar con la firme resolución
de no moverse hasta que no recibiera la comprensión última de la existencia del Universo.
 
Determinado a morir en ese mismo sitio antes que renunciar, el Buda realizó su voto:
despertó la Suprema Verdad.
Ito Ittosai se dirigió pues a un templo con el fin de descubrir el secreto del arte del sable.
Durante 7 días y 7 noches estuvo consagrado a la meditación.
Al alba del octavo día, exhausto y desalentado por no haber conseguido saber algo más
se resignó a volver a su casa, abandonando toda esperanza de penetrar el famoso secreto.
 
Después de salir del templo tomó una carretera rodeada de árboles.
Cuando apenas había dado unos pasos, sintió de pronto una presencia amenazante
detrás de él y sin reflexionar se volvió al mismo tiempo que desenvainaba el sable.
Entonces se dio cuenta que su gesto espontáneo acababa de salvarle la vida.
Un bandido yacía a sus pies con un sable en la mano.

Compartir este post
Repost0
6 diciembre 2009 7 06 /12 /diciembre /2009 13:37

 

"Ya estoy cansada de ser fría y de correr río abajo. Dicen que soy necesaria.
Pero yo preferiría ser hermosa. Y encender entusiasmos.
Y hacer arder el corazón de los enamorados y ser roja y cálida.
 
Dicen que yo purifico lo que toco, pero más fuerza purificadoratiene el fuego.
Quisiera ser fuego y llama.
Así pensaba en septiembre el agua de un río de montaña. Y,como quería ser fuego,
decidió escribir una carta a Dios y pedir que cambiara su identidad.
 
"Querido Dios: tú me hiciste agua. pero quiero decirte con todo respeto que me he cansado de ser transparente.
Prefiero el color rojo para mi. Desearía ser fuego. ¿Puede ser?.
Tú mismo, Señor te identificaste con la zarza ardiente y dijiste que habías venido a poner fuego en la tierra.
No recuerdo que nunca te compararas con el agua. Por eso , creo que comprenderás mi deseo.
No es un simple capricho. Yo necesito este cambio para mi realización personal".
 
El agua, salía todas las mañanas a su orilla para ver si llegaba la respuesta de Dios.
Una tarde pasó una lancha muy blanca y dejó caer al agua un sobre muy rojo.
El agua lo abrió y lo leyó: "Querida hija: me apresuro a contestar tu carta.
parece que te has cansado de ser agua, yo lo siento mucho porque no eres un agua cualquiera.
Tu abuela fue la que me bautizó en el Jordan, y yo te tenía destinada a caer sobre la cabeza de muchos niños.
Tu preparas el camino del fuego. Mi Espíritu no baja a nadie que no haya sido lavado por ti.
El agua es siempre primero que el fuego."
 
Mientras el agua estaba embebida leyendo la carta, Dios bajó a su laso y la contempló en silencio.
El agua se miró a si misma y vió el rostro de Dios reflejado en ella.
 
Y Dios seguía sonriendo, esperando una respuesta.
ella comprendió que el privilegio de reflejar el rostro de Dios, sólo lo tiene el agua limpia.
Suspiró y dijo:" Sí Señor, seguiré siendo agua, seguiré siendo tu espejo. Gracias.

Compartir este post
Repost0
5 diciembre 2009 6 05 /12 /diciembre /2009 12:02


Dos monjes tenían una discusión a la orilla del río. El maestro, que en ese momento pasaba,
se acercó a ellos y les preguntó sobre que se trataba su debate.
 
"Estábamos mirado aquél árbol, y dije que las hojas se movían,
pero mi compañero dice que es el viento el que se mueve", dijo uno de los monjes.
 
El maestro miró al árbol, luego a sus discípulos y les dijo, "es su mente la que se mueve".

Compartir este post
Repost0
4 diciembre 2009 5 04 /12 /diciembre /2009 12:16

 

El Alba pasó una mañana cerca de una camelia y oyó pronunciar su nombre por tres gotas cristalinas.
Se aproximo; luego posándose en el corazón de la flor, preguntó cariñosa:
¿Qué desean de mí, gotas brillantes?
 
¿Que vengas a decidir una cuestión, dijo la primera.
Somos tres gotas diferentes reunidas en diversos puntos.
Queremos que digas cuál de nosotras vale más y cual es la más pura.
Acepto; habla tú, gota brillante. Y la primera gota trémula habló así:
 
Yo vengo de las altas nubes; soy hija de los grandes mares; nací en el ancho océano.
Después de andar por mil borrascas, una nube me absorbió. Fui a las alturas,
donde brillan las estrellas, y de allá, rodando entre rayos,
caí en la flor en la que descanso ahora. Yo represento al océano.
 
Habla tú, gota brillante, dijo el Alba a la segunda.
Yo soy el rocío que tiembla sobre los lirios; soy hermana de la Luna;
soy hermana de las tinieblas que se forman en cuanto llega la noche.
Yo represento al amanecer del día.
 
¿Y tú? Preguntó el Alba a la más pequeña.
Yo nada valgo.
Habla: ¿de donde vienes?
De los ojos de una madre. Soy gotitas de lágrimas.
 
Esta es la de más valor, es la más pura.
Pero yo fui océano.
¡Yo atmósfera!
Sí, trémulas gotas; mas esta fue corazón.
Y el Alba desapareció por la región azul, llevando a la gota humilde.

Compartir este post
Repost0
3 diciembre 2009 4 03 /12 /diciembre /2009 12:24


Un día, mientras caminaba a través de la selva,
un hombre se topó con un feroz tigre.
Corrió pero pronto llegó al borde de un acantilado.
 

Desesperado por salvarse,
bajó por una parra y quedó colgando sobre el fatal precipicio.
Mientras el estaba ahí colgado,
 
dos ratones aparecieron por un agujero en al acantilado y empezaron a roer la parra.
De pronto, vio un racimo de frutillas en la parra.
Las arrancó y se las llevó a la boca. ¡Estaban increíblemente deliciosas!

Compartir este post
Repost0
2 diciembre 2009 3 02 /12 /diciembre /2009 12:18


Una hermosa muchacha de la aldea estaba embarazada. Sus padres enojados,
exigieron saber quién era el padre. Al principio resistente a confesar,
la ansiosa y desconcertada muchacha finalmente señaló a Hakuin,
el maestro de Zen a quien todos antes reverenciaban por vivir una vida tan pura.
Cuando los ultrajados padres enfrentaron a Hakuin con la acusación de su hija,
él contestó simplemente "¿Es eso así?".
 
Cuando el niño nació, los padres se lo trajeron a Hakuin, quien ahora era visto como un paria
por la aldea entera. Exigieron que tomara el cuidado del niño,
puesto que era su responsabilidad. "¿Es eso así?",
dijo Hakuin tranquilamente mientras aceptaba al niño.
 
Por muchos meses cuidó muy bien del niño, hasta que la hija no pudo resistir más la mentira que había dicho.
Confesó que el padre verdadero era un joven de la aldea que había intentado proteger.
Los padres fueron de inmediato donde Hakuin para ver si devolvería al bebé.
Con abundantes disculpas explicaron lo qué había sucedido. "¿Es eso así?",
dijo Hakuin mientras les entregaba al niño.

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : Olympia
  • : Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por el simple hecho de haberse cruzado en nuestro camino...
  • Contacto

Categorías