Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
2 mayo 2010 7 02 /05 /mayo /2010 13:13

La-Figura-De-Madera.gif

 

Al bajar del autobús, camino del colegio, Rodrigo paseaba todos los días cerca de una chabola,
que estaba al lado de un viejo caserón. La chabola estaba hecha de ladrillos viejos
y maderas, con el techo de aluminio y las ventanas de plástico. Sentados en la puerta,
unos niños de corta edad, el pequeño apenas balbuceaba dos palabras nada más.
 
Al ver a Rodrigo se quedaban embobados viendo sus bonitas ropas y su cartera y entre ellos murmuraban:
¡Qué feliz será ese niño, con tantas cositas bellas y una buena cazadora que le calma del frío en el invierno!.
¿Seguro que vivirá en una linda casita, rodeado de gente que le quiere,
tendrá juguetes y una cama dónde dormir. Tendrá un colegio, una maestra,
que le enseñará del mundo todo lo más hermoso y le contará historias.
 
Aprenderá ha hacer números y a leer muchos cuentos. Podría ir al parque, al zoo y de excursión.
Tendría unos amigos con los que jugar al fútbol. Rodrigo escuchaba sus voces infantiles
y el balbuceo del más pequeño y su cara inocente de niño tierno se llenaba de lágrimas y desconsuelo.
El, hizo lo que pudo por ayudarles, les traía ropa y alimentos muchas veces,
pero eso no era todo lo que él quería, no era lo justo, que les debía ofrecer la vida.
 
Los niños deberían tener derecho a que sus sueños les hicieran crecer, a no pasar hambre, miserias ni sed.
Derecho a aprenderlo todo sobre la libertad, a ser solidario y a saber amar.
Rodrigo volvió a aquella casita, un día un chaval le dio en su manita,
una figura de madera que el mismo había tallado con un viejo cuchillo y muchas horas de trabajo.
Era la figura de un niño que el mismo había pintado, era un niño de cabellos rubios y pelo rizado.
La cara llena de bondad, que refleja un alma límpia.
 
Al cogerlo Rodrigo lloró, al sentir la gratitud del chaval.
Hay cosas que sólo se pagan con amor y llenan el alma de paz.
Rodrigo siguió paseando por allí, hasta que un día se hizo mayor, dejo el colegio
y se marchó y nunca más volvió.
 
Pero en una estantería de su habitación guardado en un sitio muy especial,
tiene un tesoro, un tesoro de amor que un día le talló un chaval.
Es algo tan valioso para él, que en los momentos bajos de moral,
lo mira y empieza a crecer y la fuerza del recuerdo es tan poderosa
que vuelve a sentirse ilusionado casi sin darse cuenta.
 
Autor: Marisa Moreno

Compartir este post

Repost 0
Published by Ramazzotti - en Cuentos
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Olympia
  • Olympia
  • : Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por el simple hecho de haberse cruzado en nuestro camino...
  • Contacto

Categorías