Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
19 diciembre 2009 6 19 /12 /diciembre /2009 12:31

El-Agua-De-La-Vida.jpg
 
Había una vez tres personas que buscaban el agua de la vida, esperando que,
después de beberla, vivirían para siempre.
Una de estas personas era un guerrero. En su opinión, el agua de la vida tendría muchísima fuerza
sería algo así como un torrente o una catarata y por eso se había embutido en una armadura
y provisto de una espada, convencido de que así podría vencer al agua y bebérsela.
La segunda persona era una hechicera. En su opinión, el agua de la vida era mágica
algo así como un remolino o un geiser, de manera que podría controlarla con un hechizo.
 
Para ello, se había enfundado en una larga capa estrellada. La tercera persona era un mercader.
En su opinión, el agua de la vida era tremendamente costosa algo así como una fuente de perlas o de diamantes.
Por eso decidió llenarse todos los bolsillos de su atuendo con monedas de oro,
con la esperanza de comprar el agua. Pero cuando los viajeros llegaron a su destino,
se encontraron con que estaban muy equivocados.
En efecto, el agua de la vida tenía poco o nada que ver con lo que se habían imaginado.
 
No era un torrente susceptible de ser intimidado por una muestra de fuerza.
Ni tampoco era un remolino que pudiera ser encantado por un hechizo.
Y tampoco era una fuente de perlas o de diamantes que pudiera comprarse con dinero.
Era, simple y llanamente, un pequeño arroyo de agua dulce. De hecho,
lo único que hacía falta para beneficiarse de los poderes mágicos del agua era arrodillarse y beber.
Claro que esto resultó mucho más difícil de lo que hubieran imaginado.
 
El guerrero, con su armadura, era incapaz de ponerse de rodillas. Por otra parte,
la larga capa mágica de la hechicera perdía los poderes mágicos en cuanto se manchaba de barro.
Y el mercader, con tanto dinero a cuestas, corría el riesgo de que las monedas
se le escaparan de los bolsillos y se colaran entre los cantos del arroyo
en el momento en que se arrodillara. Así que ninguno de los tres, de pie como estaban,
podía beber del arroyo. Sólo había una solución posible para cada uno de ellos.
 
El guerrero se despojó de la armadura. La hechicera arrojó al barro la capa.
Y el mercader se quitó la ropa que había llenado de monedas. Y así, uno a uno,
se fueron arrodillando como Dios les trajo al mundo, para beber el agua del arroyo
que les concedería la vida eterna.

Compartir este post

Repost 0
Published by Ramazzotti - en Cuentos
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Olympia
  • Olympia
  • : Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por el simple hecho de haberse cruzado en nuestro camino...
  • Contacto

Categorías